Negreira retrasa el PGOM para ocultar el “cambiazo” y encajar a “martillazos” los favores a unos pocos privilegiados

El PSOE denuncia que Negreira retrasa el PGOM para ocultar el “cambiazo” y encajar a “martillazos” las ilegalidades con las que favorece a unos pocos privilegiados

El Grupo Socialista critica el oscurantimos de una tramitación en la que incumple su promesa electoral de una nueva exposición pública

La Xunta obliga a Negreira a volver a llevar el PGOM al pleno por las irregularidades y barbaridades planteadas. Escenifican un acto en el que se dice que “todo está muy bien” pero como “todo está muy mal” tiene que pasar de nuevo por el pleno

Los cambios introducidos por Negreira lo cambian todo: ladrillazo en Adormideras, más edificabilidad en zonas privilegiadas como As Percebeiras y menos vivienda protegida en los Muelles

El PSOE denuncia la inseguridad jurídica del documento que otorga barra libre a todos para legalizar obras ilegales y que deja la gestión del suelo en manos de los promotores

El Grupo Municipal Socialista denuncia que Negreira no ha tenido más remedio que retrasar la aprobación del PGOM porque no le ha llegado el tiempo para ocultar el “cambiazo” que pretende dar a los coruñeses, modificando un Plan General que era de todos para convertirlo en el Plan General de Negreira y nos pocos privilegiados. Por eso, una vez más, Negreira se hace una foto, nos regala un titular y se da unos meses más para encajar, aunque sea a “martillazos” las ilegalidades que propone, con más edificabilidad en zonas privilegiadas de la ciudad, con menos vivienda protegida y con barra libre para legalizar cualquier construcción ilegal.

Los socialistas criticamos el oscurantismo y la opacidad de Negreira con su PGOM: un año de silencio y 10 minutos de debate en un pleno; nuevo silencio y cuando vence el plazo para aprobarlo o rechazarlo se escenifica un acuerdo y se nos dice a los coruñeses que todo está bien pero que hay que aprobarlo otra vez en el pleno municipal para que luego dé el visto bueno la Xunta. Tal es el despropósito del documento, tan grandes son las irregularidades y barbaridades que la Xunta le dice a Negreira que por ahí no pasa y que hay que volver a llevar el documento al pleno. Eso sí, Negreira incumple otra de sus promesas electorales y a pesar de los fuertes cambios obvia su compromiso de una nueva exposición pública.

Cómo explica Negreira la urgencia de aprobar en agosto un documento plagado de irregularidades que incluso el gobierno amigo de la Xunta le dice que no, que no puede aprobar un documento en esas condiciones. Y a los tres meses se confabulan para insistir en que todo está muy bien pero como todo está muy mal hay que volver a aprobarlo en el pleno ante la inseguridad jurídica que se plantea. Es el anuncio del anuncio de lo que ya anunció el PSOE: Negreira introducía pocos cambios en el PGOM, pero esos pocos cambios lo han cambiado todo.

Negreira ha convertido el documento urbanístico en el Plan del desarrollismo y del ladrillazo; el plan de la derecha pura y dura de la burbuja inmobiliaria. Por ello, el Grupo Socialista votó en contra y criticó la falta de talante y de transparencia del alcalde.

No es el Plan General aprobado inicialmente; no es el Plan pensado para una ciudad con futuro, sino un Plan en el que pesaron más los intereses de unos pocos que el interés general, con elementos que generan inseguridad jurídica y que ha optado por dar barra libre para legalizar lo que es ilegal: construcciones, alturas, volúmenes… en cualquier momento, en cualquier lugar y con cualquier origen.

Los principales cambios del nuevo Plan de Negreira:

-Hasta 10.000 metros cuadrados más en Labañou, en As Percebeiras, en uno de los frentes marítimos privilegiados. Cómo se justifica incrementar ni más ni menos que un 20% la edificabilidad en ese polígono. Éste es uno de los “pocos cambios” que Negreira ha introducido en el Plan. Un pequeño cambio para hacer grandes torres en Labañou.

-Incrementa las alturas previstas en la ordenación portuaria. Otro de los “pocos cambios” de Negreira. Y por si fuera poco desaparece la garantía de que el 50% de las viviendas sean de protección oficial. Quizá porque es una zona demasiado privilegiada y no es apta para todos los coruñeses.

-Ladrillazo en Adormideras. Proponen para Adormideras una auténtica barbaridad. Más de trescientas viviendas más equipamiento comercial, más un aparcamiento, más ascensores, más un túnel a los pies de la Torre. Esto no es un pequeño cambio, es un cambiazo. Esta solución es pésima para la Torre e injusta para los vecinos de Adormideras y, desde luego, resultaría incomprensible que recibiese el visto bueno de la Dirección Xeral de Patrimonio, aquella que en el año 2010, informando el PGOUM prohibía expresamente “calquera nova edificación” en la zona de protección de la Torre.

Y de nuevo en este caso, además, poniendo el patrimonio municipal para salvar la cara a la Xunta. Por no hablar del fuera de ordenación con el que la Xunta deja en completa indefensión los intereses de los propietarios y vecinos de Adormideras y de la ronda de Monte Alto.

-Aumentan edificabilidades “a la carta” en varios lugares de la ciudad, sin explicación alguna, sin motivo alguno, sin que ello responda a ningún informe sectorial, sin que mejore la gestión (Penasquedo)… aquí aumentamos la ocupación de suelo, aquí convertimos terrenos de rústicos a urbanos (Mesoiro),…

-Barra libre para legalizar lo que es ilegal, para todos los que hayan infringido los planeamientos anteriores. Esto no tiene nada que ver con el fuera de ordenación. El fuera de ordenación es una situación en la que se encuentran edificios legales no obras ilegales, pero el PP suprime unas líneas de la normativa que en su día redactó el anterior gobierno para resolver el fuera de ordenación y anuncian barra libre para que todos legalicen cualquier ilegalidad cometida.

-Ponen el suelo en manos de los promotores, renunciando a la responsabilidad municipal y a la defensa de los intereses de los coruñeses. Provecho para unos pocos y la crisis para los demás.  

En definitiva, un Plan propio de la derecha pura y dura. Un Plan con menos espacios públicos, con menos infraestructuras y con menos vivienda pública no es el plan de los socialistas. Éste es un Plan con más edificabilidad, más inseguridad jurídica, más intereses privados que públicos. Éste es el plan de Negreira y de unos pocos privilegiados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s