La reacción de Negreira es propia de quien tiene ganas de pagar a los promotores del Agra de San Amaro con tal de seguir atacando el pasado

DOC140313-001El PSOE considera que la reacción de Negreira es propia de quien tiene ganas de pagar a los promotores del Agra de San Amaro con tal de seguir atacando el pasado

El alcalde sigue con la camiseta del PP y prefiere defender los intereses de la Xunta a costa del patrimonio de los coruñese

Negreira debe explicar a los vecinos de Adormideras por qué incrementa la edificabilidad en el barrio a pesar de que no tiene obligación de compensar a los promotores

El Grupo Socialista considera que, a la vista de la reacción del gobierno municipal, “parece que Negreira tiene ganas de pagar a los promotores del Agra de San Amaro con tal de seguir atacando el pasado y desvirtuando la gestión de gobiernos anteriores”. Por si fuera poco, Negreira sigue con la camiseta del PP en vez de ponerse la camiseta de la ciudad; es incapaz de quitarse la camiseta de su partido y prefiere defender los intereses de la Xunta que el patrimonio de los coruñeses.

Lejos de mostrarse satisfecho, Negreira parece contrariado por una sentencia favorable al Ayuntamiento y a la tesis del PSOE, aunque contrario a lo que ha defendido antes desde la oposición y ahora como alcalde. Y es que una vez más, la justicia desmonta las mentiras de Negreira. Es más, la sentencia demuestra que no hay que indemnizar y que en todo caso correspondería a la Xunta. Sin embargo, Negreira ya se ha adelantado a compensar a los promotores, a costa del patrimonio de los coruñeses y a costa de la calidad de vida de los vecinos de Adormideras, a los que ha encajonado con un mamotreto para que la Xunta no tenga que asumir posibles responsabilidades.

En primer lugar, las declaraciones del gobierno local dejan claro que mientras Negreira le oculta a los ciudadanos la sentencia favorable al Ayuntamiento, está en contacto con los promotores (dice que el promotor recurrirá, así que para tener esa información debe tener línea directa con él). Hasta parece que lamenta que no pueda recurrir también el Ayuntamiento.

Además, el Ayuntamiento cumplió y ejecutó  todos los compromisos asumidos en los convenios firmados para la obtención de los terrenos del paseo marítimo. Si se denegaron las licencias fue por la exclusiva responsabilidad del informe vinculante de la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural.

Es de una grave irresponsabilidad que el alcalde, que está obligado a defender los intereses de los coruñeses y del Ayuntamiento, diga “que seguimos debiendo en dinero o edificabilidad”. O sea, reconociendo una responsabilidad del Ayuntamiento que no existe para que pague éste en vez de la Xunta y, en todo caso, defendiendo los intereses de los promotores. El Ayuntamiento no debe nada.

Por si fuera poco, el alcalde se resiste a reconocer que quien denegó el derecho a urbanizar fue la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural y pretende que el Ayuntamiento asuma responsabilidades para que la Xunta no tenga que responder frente a los promotores.

Por tanto, Negreira ha mentido una vez más a los coruñeses y ha asumido la responsabilidad de la Xunta con el único objetivo de atacar el pasado y la gestión del anterior gobierno municipal. Así, el fallo judicial  demuestra que el Ayuntamiento no tiene que compensar a los promotores del Agra de San Amaro y en todo caso sería obligación de la Xunta de Galicia. Por tanto, ni Negreira tiene que pagar con el patrimonio de los coruñeses ni aprobar un “ladrillazo” en Adormideras, tal y como quiere perpetrar en el nuevo PGOM.

Negreira lleva un año y medio gestionando el pasado, criticando la gestión del anterior gobierno y atacando al PSOE con falsos argumentos: el alcalde culpó al anterior gobierno de posibles indemnizaciones a los promotores del Agra de San Amaro y “vendió” como un éxito trasladar esas compensaciones a Adormideras, y ello a pesar de que nadie le exigió esas compensaciones ni había sentencia judicial que obligase a las mismas.

El Partido Socialista siempre ha mantenido que no hay que compensar a nadie y que en todo caso las compensaciones serían obligación de la Xunta, toda vez que la prohibición de edificar en el Agra de San Amaro se debe a una orden de la Xunta. A pesar de ello, Negreira ha utilizado este argumento para atacar al gobierno anterior. Ahora, una sentencia desmonta su mentira y deja claro que ha mentido, que ha asumido responsabilidades que no debía, que ha defendido los intereses de la Xunta en vez de defender los intereses de los coruñeses, y que las consecuencias negativas de su actitud serán responsabilidad suya. Entre otras cuestiones, tendrá que explicar a los vecinos de Adormideras por qué les masifica la zona y por qué les mete el “ladrillazo” en el barrio si no era necesario. Quizá por ello y por las consecuencias de esta sentencia, el alcalde ha ocultado esta sentencia, porque no le interesa darla a conocer.

Es la primera sentencia sobre las licencias denegadas en su día para los edificios del Agra de San Amaro, como consecuencia del informe que hizo la Dirección Xeral de Patrimonio de la Xunta al PGOM.  La sentencia confirma un acuerdo del gobierno anterior y, sobre todo y más importante, porque deja muy claro que la denegación se debe, exclusivamente, a lo que dice el informe de la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural de la Xunta de 15-3-10, al que el Ayuntamiento “estaba vinculado legalmente”.

 

Esto significa varias cosas:

1ª.- Que el gobierno anterior tenía razón e hizo muy bien en denegar las licencias, después de ese informe de la Xunta.

2ª.- Que los eventuales daños y perjuicios que se puedan producir a los promotores son de la exclusiva incumbencia de la Xunta, responsable de la decisión que se concreta en su informe de 15-3-10, como lo reconoce hasta el propio letrado de la Xunta.

3ª.- El Ayuntamiento no tiene ninguna obligación de resarcir a los promotores, ya que el Ayuntamiento cumplió con sus obligaciones.

4ª.- El Ayuntamiento no tiene por qué solucionar las responsabilidades de la Xunta poniendo un polígono nuevo en Adormideras, en una zona inadecuada para tener más presión urbanística y con el grave riesgo de que esa decisión sea anulada por los Tribunales.

5ª.- El gobierno municipal actual, como ya dijimos muchas veces, prefiere proteger los intereses de la Xunta antes que los de los ciudadanos de A Coruña. De hecho, si se hace el polígono de Adormideras y luego es anulado por los Tribunales, el que va a tener que indemnizar es el Ayuntamiento, cuando ahora la responsabilidad es de la Xunta.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s