El PSOE reclama a Negreira que defienda Alvedro y deje a un lado la complicidad con la Xunta del PP para potenciar Lavacolla

El PSOE reclama a Negreira que defienda Alvedro y deje a un lado la complicidad que mantiene con la Xunta del PP para potenciar Lavacolla

El vicesecretario general de la Agrupación Socialista, Pedro Armas, felicita a Negreira por recuperar vuelos después de dos años de dejadez, pero le exige que no permita la discriminación del aeropuerto coruñés

Pedro Armas, vicesecretario general de los socialistas coruñeses, ha señalado que no comprende la complicidad del alcalde con la Xunta del PP, empeñada en potenciar Lavacolla a costa de Alvedro. Mientras al PSOE le importa Alvedro, al PP parece importarle Lavacolla y Negreira no se atreve a defender la ciudad y sus intereses.

Pedro Armas ha felicitado a todos los que han hecho posible que Alvedro cumpla medio siglo, a pesar de quienes piden que se cierre. Armas advierte: “Los que piden el cierre de Alvedro no caen en la cuenta de que actualmente no se vuela a regiones o países, se vuela a ciudades, a áreas metropolitanas con dinamismo económico. La ciudad que no tiene un aeropuerto operativo pierde fuerza competitiva, sobre todo si está en la periferia de la periferia. La urbanización va conectada a la globalización, como la modernidad va conectada a la movilidad”.

También felicita Pedro Armas al alcalde, Carlos Negreira, porque ha rectificado: “Gobernar es rectificar”. Negreira ha rectificado su política de apoyo a Alvedro. Llevaba dos años diciendo que él no tenía competencias sobre el aeropuerto, sin embargo ahora ha firmado un convenio con Air Europa, que es positivo para la promoción del aeropuerto y de la ciudad. La compañía va a ampliar vuelos y hasta puede establecer aquí una base permanente. No obstante, señaló Pedro Armas: “Es una pena que la desidia, la dejadez, la apatía del alcalde durante estos dos años haya generado una pérdida de 400.000 pasajeros en Alvedro”. Los socialistas se congratulan de las nuevas expectativas de recuperación de Alvedro que se prevén con el retorno de Air Europa, Vueling o Air Nostrum y con el incremento de los vuelos a Madrid, Barcelona, Las Palmas o Bilbao, pero no entienden la discriminación de Alvedro en beneficio de Lavacolla.

Los socialistas pueden comprender que el portavoz del Foro Cívico Empresarial de Compostela pida el cierre de Alvedro para potenciar Lavacolla. No pueden comprender que el alcalde de A Coruña sea cómplice de la Xunta del PP a la hora de potenciar Lavacolla a costa de Alvedro. La compañía Turkish Airlines estaba negociando con A Coruña para operar desde Alvedro. Estas conexiones con Asia podrían ser básicas para nuestras empresas multinacionales. Sin embargo, la Xunta del PP negoció con la Turkish Airlines para que operase desde Lavacolla. Por eso, la portavoz del PP, Paula Prado, ex concejala de Santiago, felicitaba a la Xunta, mientras Negreira, responsable del PP provincial, primero guardaba un silencio cómplice y luego mentía, diciendo que la compañía turca no se venía a Alvedro por la longitud de pista (como si desde un principio no supiesen los turcos la dimensión de la pista).

La excusa es tan absurda como la de Paula Prado aludiendo a que no pudo expresarse bien en los 140 caracteres de twitter. Los socialistas pueden comprender que Paula Prado defienda los intereses de Santiago. No pueden comprender que la Xunta del PP prime un aeropuerto por encima de los otros aeropuertos gallegos. Menos aún pueden comprender que Negreira no defienda los intereses de los coruñeses… A no ser que, recordó Armas,  “Negreira todavía se sienta un santiagués de adopción, como le consideraba un periódico compostelano en sus loas cuando vivía en Compostela hace unos años”.

Feijóo, presidente, es partidario de una Galicia única. Agustín Hernández, conselleiro, es partidario de un director único para los tres aeropuertos gallegos. Negreira, alcalde, no es partidario de que A Coruña sea una ciudad única. Negreira no se atreve a defender una ciudad diferente, con identidad propia y con demandas específicas en cuanto a dotación del aeropuerto. Negreira no defiende Alvedro, porque no quiere molestar a los suyos, pero los suyos no debieran ser los del PP de Santiago, sino los coruñeses.

Los socialistas somos exigentes con Alvedro, porque siempre hemos apostado por Alvedro, estando en el gobierno local y en el gobierno estatal. Las decisiones de inversión en el aeropuerto siempre fueron tomadas por gobiernos socialistas (aparcamiento, ampliación de pista…). Por lo visto, “al PSOE le importa Alvedro, al PP le importa Lavacolla”, concluyó Armas.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s