El Urbana C en manos de Negreira ha sido una oportunidad perdida para el Agra del Orzán

El PSOE considera que el Urbana C en manos de Negreira ha sido una oportunidad perdida para el Agra del Orzán

El alcalde del PP discrimina al barrio y a los vecinos, que se han quedado sin un parque de 18.000 metros cuadrados, sin un centro de día nuevo, sin Casa de la Mujer y, por ahora, sin escuela infantil

Ha suprimido un millón de euros de subvención para renovar el pequeño comercio y lo ha sustituido por talleres de internet que no han mejorado la situación de los negocios

La última decisión de Negreira ha sido eliminar el vivero de empresas y sustituirlo por talleres de emprendimiento que se celebrarán en otro barrio y que durarán apenas un año

El PSOE denuncia que Negreira discrimina al Agra del Orzán y considera que el Urbana C en manos del alcalde ha sido una oportunidad perdida para la modernización del barrio y para que los vecinos ganen en calidad de vida y bienestar. La última decisión de Negreira, en la línea de las anteriores, supone un nuevo mazazo para el barrio y le priva de una instalación que podría suponer un revulsivo económico para la zona, como es la supresión del vivero de empresas previsto. El alcalde del PP ha decidido prescindir de este proyecto y lo sustituye por talleres de emprendimiento, que además se celebrarán en otro barrio.

Así, el gobierno de Negreira ha decidido no construir un vivero de empresas en el Agra y dedicar el dinero a organizar talleres de emprendimiento, que puede resultar positivo pero no con cargo a los fondos destinados a revitalizar el Agra. Estos talleres se realizarán fuera del barrio, en aulas de NCG situadas en la ronda de Nelle a la altura de la Falperra, que no es el Agra, y durarán un año, con lo que a finales de 2014 ni habrá dinero ni habrá una instalación en la que poder dar continuidad a proyectos, como ocurre en el vivero de empresas de A Grela, abierto por el anterior gobierno.

Esta estrategia que consiste en fundir el dinero sin planificación de presente ni futuro es la que ha seguido Negreira con el Urbana C, lo que supone una oportunidad perdida para el Agra, que después de una inversión cercana a los 14 millones de euros estará igual que antes o peor, porque no habrá disfrutado de esta inversión ni le habrá servido para dar un salto de modernidad.

Así, Negreira decidió en su día eliminar el parque de 18.000 metros cuadrados y el edificio multiusos del Plan Urbana C, dejándolo sin escuela infantil, sin centro de día, sin vivero de empresas y sin casa de la mujer, infraestructuras que ayudarían a revitalizar la zona además de permitir atender una demanda social y económica. Además, igual que ha hecho con el vivero de empresas, suprimió una partida de de un millón de euros de subvención directa para renovar el pequeño comercio y la hostelería de la zona y lo sustituyó por talleres de internet, que no han dado ningún beneficio al comercio del barrio.

La negligencia de Negreira, sumado a unos intereses poco claros, ha acabado con un edificio multiusos que debía ser la primera gran infraestructura del Agra en el que iba a ser parque del Agra. Por decisión de Negreira, no hay ni parque ni edificio multiusos, confirmando la discriminación de un barrio y sus vecinos. A esta discriminación se suma el grave perjuicio que se causa a los comerciantes, pues se ha suprimido del plan el millón de euros destinado a un plan de ayudas para renovar y modernizar establecimientos, impulsando la actividad empresarial del barrio.

Negreira discrimina al barrio e incumple los objetivos iniciales: promover la creación de empresas de nueva generación mediante el desarrollo de un centro de negocios e incubadora de empresas vinculadas a la sociedad del conocimiento y las nuevas tecnologías. Desaparece el centro de innovación empresarial que garantizaba espacio para que se asentasen y consolidasen en el barrio las iniciativas emprendedoras. No se mejora el comercio al suprimirse intervenciones de apoyo a comerciantes en materia de gestión y adaptación de sus negocios a las nuevas tecnologías. No se apoya a la hostelería. Desaparece la concesión de ayudas a empresas del barrio, concretamente talleres y establecimientos de hostelería. Se eliminan las subvenciones directas a la inversión, se desprograman.

Las decisiones de Negreira respecto al Plan Urban pone de manifiesto su incapacidad, su mala gestión y mala intención, y su voluntad de discriminar a los vecinos del barrio. El alcalde ha decidido suprimir el edificio multiusos que debía albergar una escuela infantil, centro de día, vivero de empresas y Casa de la Mujer.  La escuela infantil, supuestamente se construirá dentro del patio del colegio Raquel Camacho, pero aún no han comenzado las obras y ya debería estar funcionando. Respecto al centro de día de mayores, no se construye y se decide rehabilitar uno de Cáritas, que no supone ampliar las plazas disponibles.

La realidad es que el proyecto del edificio contaba con partidas consignadas en los presupuestos de 2011 y que en la primera junta de Emvsa presidida por Negreira se adjudicó el proyecto, proceso contra el que presentó recurso el que curiosamente ocupa ahora el cargo de director del área de Urbanismo.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s