Mar Barcón reprocha la hipocresía de Negreira ante la reforma de la Ley del Aborto al decir una cosa y votar la contraria

Mar Barcón reprocha la hipocresía de Negreira ante la reforma de la Ley del Aborto al decir una cosa y votar la contraria

La portavoz socialista critica la doblez del alcalde del PP, que declaró su apuesta por una normativa que “conecte con la mayoría social” pero por segunda vez rechaza una moción del PSOE para frenar unos cambios que eliminan el derecho a decidir de las mujeres

Recuerda que esta hipocresía define el discurso de Negreira y Rajoy, como ya ocurrió con las tasas judiciales, las privatizaciones de servicios y otros recortes: declaran lo que entienden que la mayoría quiere escuchar pero luego aplican las medidas de la derecha pura y dura

Mar Barcón ha reprochado a Negreira su hipocresía ante la reforma de la Ley del Aborto que propone Rajoy, al decir una cosa y votar la contraria en el pleno. La portavoz socialista ha lamentado que el alcalde del PP rechazase ayer, por segunda vez, una moción del PSOE que tenía por objetivo frenar los cambios introducidos en la normativa y que suponen un grave retroceso al eliminar el derecho de las mujeres a decidir.

Mar Barcón critica la doblez del discurso del alcalde del PP, de la que viene haciendo gala en sus dos años y medio de gobierno y que es similar a la que demuestra Rajoy y otro líderes populares, cuando declaran aquello que consideran que la mayoría quiere escuchar y luego aplican las medidas de la derecha pura y dura sin contemplaciones.

Esa doblez e hipocresía es la que se ha manifestado en el comportamiento de Negreira ante la reforma de la Ley del Aborto. Hace apenas una semana el PSOE anunció que presentaría en el pleno una moción contra estos cambios para darle a Negreira una segunda oportunidad para posicionarse a favor del derecho y la libertad de las mujeres; días después el propio alcalde del PP reconoció que la ley era “mejorable” y apostaba por “dar pasos para conectar con la mayoría social”, al tiempo que proponía “un texto en condiciones para lograr el mayor consenso”. Pues bien, ayer en la sesión plenaria y a pesar de que la edil socialista Gloria del Valle apeló a la libertad de voto, atendiendo a estas declaraciones, Negreira y todo su grupo de gobierno rechazó la moción del Partido Socialista.

Es la última muestra de la hipocresía de Negreira, que ofrece un discurso amable y adaptado a lo que entiende que los ciudadanos quieren oír pero que después actúa aplicando medidas de la derecha pura y dura, como ya ocurrió con las tasas judiciales, como ya ha ocurrido en el proceso de privatizaciones y como ocurre con los recortes del PP de Rajoy y Negreira.

En todo caso, Mar Barcón ha adelantado que el PSOE insistirá y volverá a llevar al pleno este ataque a los derechos de las mujeres, igual que ya lo hizo ayer con una moción en la que se reclamaba la retirada inmediata del anteproyecto de Ley Orgánica, por el que pretende revisar la legislación vigente en España sobre salud sexual y reproductiva e interrupción voluntaria del embarazo, atendiendo a los siguientes fundamentos:

Primero: Porque elimina el derecho a decidir de las mujeres, que serán tuteladas por el personal sanitario y judicial; supone el retroceso a una Ley de indicaciones, mucho más restrictiva que la aprobada en 1985 y nos retrotrae a un tiempo pasado, que en ningún caso fue mejor.

Segundo: Porque la regulación que proponen para la “constatación” del riesgo “prolongado” para la salud de la mujer, constituye una fiscalización intolerable, un ultraje y una falta de respeto hacia las mujeres.

Tercero: Porque también faltan al respeto a las instituciones de este país, ninguneando al Tribunal Constitucional, ya que pretenden reformar la vigente Ley Orgánica sin que el Alto Tribunal se haya pronunciado.

Cuarto: Porque los datos demuestran que las leyes restrictivas de la interrupción voluntaria del embarazo no reducen el número de abortos, pero sí incrementan el número de mujeres muertas o que sufren daños porque abortan en la clandestinidad y en condiciones insalubres. Frente a esto, la actual Ley socialista ha conseguido que en el último año el número de abortos descendiese en todas las Comunidades Autónomas y concretamente en Galicia, se practicaron un 12% menos de interrupciones voluntarias del embarazo.

Quinto: Porque un Gobierno lícito no puede proponer normas contrarias al sentir mayoritario de la ciudadanía. Escuchen al 80% de los españoles y españolas que rechazan la Ley Gallardón; escuchen al 68% de quienes votan al Partido Popular, que está en contra de su anteproyecto de ley; y escuchen al 59% de los católicos que mantendrían la regulación actual del aborto eugenésico.

Y sexto: Este anteproyecto de ley debe ser retirado también porque confunde teología con biología, degrada a la mujer de su condición de ciudadana a la de hembra y ataca la aconfesionalidad del Estado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s