El PSOE advierte de que la Smart City hasta ahora ha sido un juguete costoso en manos de un alcalde pretencioso

Pedro Armas advierte de que hasta ahora la Smart City no ha sido más que un juguete costoso en manos de un alcalde pretencioso

El vicesecretario general de la Agrupación Socialista lamenta que en dos años y medio no se ha creado ninguno de los 2.000 puestos de trabajo que prometió Negreira vinculado a este proyecto

El vicesecretario general de los socialistas coruñeses, Pedro Armas, analiza el proyecto Coruña Smart City que el Gobierno del PP ha colgado de su estrategia Coruña Futura. Pedro Armas aclara que Smart City es un concepto del ámbito empresarial, un concepto de marketing, no de economía productiva, y que la tecnología no es importante por sí misma sino por el uso que se hace de ella. Armas expone los factores que convierten a una ciudad en una ciudad realmente inteligente, criticando la utilización propagandística del proyecto. Señala la importancia tanto de la suma del sector público y del privado como la suma del sector industrial y de servicios, pues no basta con actividades de administración y consultoría a partir de dotaciones tecnológicas. Una plataforma que recoja los datos de sensores o cámaras no es más que una herramienta para la toma de decisiones.

Pedro Armas advierte que digitalizar y recortar servicios es contradictorio con la idea de ciudad inteligente. Recuerda que hay todavía algo más importante: la ciudad no es inteligente si no atrae la instalación de empresas y no genera empleo cualificado. En una conferencia que el mismo día imparte en la sede de la Agrupación Socialista, el vicesecretario general hace un análisis comparativo de algunas Smart cities españolas (Rivas Vaciamadrid, Málaga, Santander, Barcelona), en relación a Coruña Smart City. En la conferencia explica los múltiples adjetivos que se añaden a las ciudades: ciudad global, ciudad patrimonial, ciudad de negocios, ciudad difusa, ciudad omnipresente, ciudad competitiva, ciudad del conocimiento, ciudad creativa y ciudad inteligente. Armas apunta que una ciudad inteligente es aquella en la que se gestionan los recursos de acuerdo con las prioridades sociales y los comportamientos de los ciudadanos, adaptándose obviamente a los tiempos, equipándose para ello con la tecnología necesaria, no con la tecnología que pretenden colocar en el mercado empresas que encandilan a los dirigentes locales.

Pedro Armas hace un detallado repaso de Coruña Smart City, desde su anuncio en 2012 a la actualidad, para demostrar que hasta ahora la Smart City no ha sido más que un juguete costoso en manos de un alcalde pretencioso. La Smart, gestionada por EMALCSA y financiada mayoritariamente con fondos europeos, acaba de arrancar cuando de hecho debería contar ya con proyectos desarrollados. Armas critica la lentitud y la confusión de plazos, inversiones y usos concretos. Por ejemplo, el presupuesto del 2012 (2,35 millones) se destina supuestamente a un “cuadro de mandos”, que no se sabe si es una plataforma o una oficina, porque todavía no existe. Si la primera fase se denomina “Sentando las bases”, las bases se están sentando a ritmo de Negreira, es decir, a ritmo lento. A finales de 2013 deberían estar concluidos ya proyectos y lo único que se ha hecho es adjudicar el Smart a la UTE de Indra, Ilux, Altia y R y licitar dos proyectos menores (riego inteligente y agenda de eventos). Mientras, el alcalde y su equipo se han dedicado a vender Coruña Smart City en congresos, como un referente tecnológico universal, sin nada hecho.

El Vicesecretario General señala que los socialistas aplauden la captación de fondos europeos. Por supuesto, los socialistas aplauden que se hagan inversiones en dispositivos tecnológicos para mejora de los servicios municipales. Pero, los socialistas tienen muchas dudas sobre Coruña Smart City: dudas sobre las fuentes concretas de financiación; dudas sobre los plazos; dudas sobre el papel de los funcionarios en la gestión; dudas sobre el papel de empresas externas en la gestión; dudas sobre el papel de la Universidad en el proyecto y, sobre todo, dudas por la confusión entre gasto en suministro de tecnología, gasto en servicios, gasto en instalación, gasto en mantenimiento y gasto en gestión de la información. A un gobierno municipal que presume de transparencia y que presume de Smart City, le van a exigir transparencia en la Smart City. Le van a pedir cuentas en el desarrollo de este proyecto millonario. La ciudad va a ser más inteligente de lo que es, pero el PSOE pide a Negreira menos presunción, más humildad y realismo. En materia de Smart cities, Coruña está empezando, no es un referente ni español, ni europeo, ni mundial. Concluye Pedro Armas: Tomemos nota de lo que ha funcionado en otras Smart pioneras, adaptémoslo a nuestros presupuestos y circunstancias, no seamos chauvinistas ni papanatas, no adoremos a becerros tecnológicos de oro. Una ciudad inteligente necesita un gobierno inteligente.

Cronología de A Coruña Smart City

1. En marzo de 2012 el concejal de Infraestructuras presenta el proyecto Coruña Smart City a un grupo de invitados seleccionados, la gran mayoría empresarios y algunos investigadores. Estas reuniones según Martín Fernández Prado sirven nada menos que “para reforzar el papel de Coruña como referente tecnológico del noroeste peninsular”.

2. En junio de 2012 se asigna la gestión del proyecto a la Fundación EMALCSA. Los fondos son en un 70% de Europa (FEDER), del Ministerio y del Ayuntamiento. El proyecto se plantea en tres fases. Fase 1: Sentando las bases (2013-2014), Fase 2: Consolidación y Expansión (2015-2018) y Fase 3: Transformación (2018-2021).

3. Se encarga al gabinete Garrigues, habitual en otras Smart, la preparación de un pliego para desarrollo del proyecto, en el que se marcan unos ámbitos de actuación muy genéricos: Medio ambiente (gestión del agua, gestión de residuos), Energía (eficiencia en edificios municipales, convenio con Gas Natural), Movilidad (control del tráfico, aparcamiento inteligente), Sanidad y Seguridad (teleasistencia a domicilio, sistema de control de riesgos), Turismo y Ocio (agenda de eventos, visitas guiadas), Administración electrónica (tributación on line, contratación) y Oficina Técnica.

4. En julio de 2012, sin embargo, EMALCSA saca a concurso el proyecto con dos objetos concretos: la Plataforma Smart Coruña y la Oficina Técnica. Con dos presupuestos anuales concretos: 2,35 millones (2012) + 3,51 millones (2013). Así pues, esta primera fase tiene una duración de dos años (2013-2014) y un presupuesto total de 5,86 millones, de los cuales en principio el 82% corresponden a la plataforma y el 18% a la oficina.

5. El Ayuntamiento comunica a los medios que dedicará el presupuesto del 2012 al cuadro de mandos (el Alcalde lo llama también central de mandos), que se instalará de forma provisional en la Casa del Agua. ¿Qué es el cuadro de mandos? ¿Es la plataforma? ¿Es la oficina? En 2014, ni hay plataforma, ni hay cuadro de mandos, ni hay central, ni hay oficina. Así que, si la Fase 1 se denomina “Sentando las bases”, las bases se están sentando a ritmo de Negreira, es decir, a ritmo lento.

6. Eso sí, ya entonces aparecía el Alcalde presuntuoso: “Con este proyecto extraordinario Coruña quiere estar en ese grupo de cuatro o cinco operadores a nivel mundial que desarrollan soluciones urbanas”.

AÑO 2013

1. En febrero de 2013 se adjudica el concurso, al que optaron 84 empresas, formando consorcios. Lo gana la unión temporal de empresas (UTE) compuesta por Indra, Illux, Altia y R, que presenta una rebaja de 1,7 millones sobre un presupuesto base de 4,97 millones. En el camino, los 5,86 se han convertido en 4,97 (890.000 euros menos). El Ayuntamiento vende el concurso como un ahorro. En cualquier caso, la UTE se hace con el proyecto por 3,2 millones. No dejan de ser más de 530 millones de pesetas que, según el contrato, se destinarán a diseñar, suministrar, instalar y configurar la Plataforma Smart Coruña y poner en marcha la Oficina del proyecto en la Casa del Agua.

2. Seguimos sin saber si es una central de mandos, una plataforma, una oficina… No obstante, en toda comparecencia ya se empieza a meter en la Smart city cualquier actuación urbana que más o menos tenga que ver con la tecnología. Por ejemplo, la vía prioritaria de Federico Tapia para mejorar la fluidez del tráfico.

3. En junio de 2013 se presenta la Coruña Smart City en sociedad. Ahora ya los datos sobre inversión en la misma se disparan y confunden. El Alcalde presenta el “arranque del proyecto Smart City Coruña, que generará una inversión de 20,5 millones de euros y unos 2.000 empleos en la ciudad”. El Alcalde comunica que el Ayuntamiento invertirá 11,5 millones de euros en tres años en esta iniciativa. Es decir, a mediados del primer año de ejecución, el proyecto arranca. Ahora ya no habla de dos años, sino de tres, y de 11,5 millones. El alcalde comunica que: “El gobierno local lleva trabajando dos años en esta iniciativa y que en los próximos meses se empezarán a licitar los 20 proyectos concretos que conforman la segunda fase de la Smart City”.

4. ¿En qué fase estamos? ¿Cómo se ha calculado esa generación inversora de 20,5 millones de euros? ¿De dónde salen esos 2.000 empleos previsibles? El caso es que se sigue hablando de una primera fase para definir la plataforma tecnológica y una segunda con proyectos piloto (gestión del agua, gestión del alumbrado, información de eventos). Es decir, lo más básico de cualquier Smart city.

5. Eso sí, cada vez que salen a hacer propaganda de la Smart añaden un detallito tecnológico, para que parezca que la cosa es muy moderna. Por ejemplo, en esa presentación se anuncia que: “Para contribuir a difundir la información a empresas y particulares, se desarrollará un canal de televisión específico para este proyecto y un showroom de la Smart City”. El showroom es un barbarismo del inglés; es la sala de exhibiciones de toda la vida, que utilizan los fabricantes de moda o calzado como espacio abierto al público para mostrar sus productos.

6. Lo de los 2.000 empleos es más grave. En un momento en que la ciudad no crea empleo, en que el paro es el drama principal de muchas familias coruñesas, el Alcalde se permite el lujo de decir que Coruña Smart City va a generar 2.000 empleos. Acto seguido apuntan el dato de que la UTE que ganó el concurso suma unos 1.000 empleos. Lo cual es cierto, pero no se ha generado un solo puesto de trabajo, esos 1.000 ya estaban ahí y sólo una mínima parte de ellos trabajará directamente en la Smart.

7. En materia de propaganda, el Alcalde se despacha a gusto en la Web Oficial del Ayuntamiento: “Disponemos de una ciudadanía altamente cualificada…”. Trata de alagar a los ciudadanos diciéndoles que están todos muy cualificados para manejar la tecnología punta que va a poner a su disposición. Mientras tanto les va quitando servicios básicos. Les llama ciudadanos inteligentes a la vez que ofende a su inteligencia.  

8. En noviembre de 2013, el Alcalde y su equipo se van al Congreso Mundial de Smart Cities, celebrado en Barcelona. Allí el Alcalde es más pretencioso aún, presentando Coruña Smart City como la primera plataforma integral de gobierno. Sin haber hecho nada todavía, pretende dar lecciones a las demás ciudades, apuntando un supuesto hecho diferencial de Coruña Smart City: el carácter integral, global. El Alcalde comunica a los congresistas que precisamente por esa singularidad Coruña es “la apuesta de la Unión Europea”. Intenta vender a los congresistas que la principal singularidad de Coruña Smart City es “la plataforma integral que permite que el gobierno local disponga de una visión global de todo lo que ocurre en el Ayuntamiento y permite así una gestión transversal”. Parece que necesita sensores, en vez de concejales de barrio, para saber qué pasa en la ciudad. Parece que pretende gestionar de modo robotizado. Que tenga cuidado porque, a este paso, hasta el Alcalde podrá ser substituido por un robot.

9. El Alcalde presume de que Coruña es una de las 200 finalistas en los World Smart Cities Awards del congreso, y la coloca al nivel de otras grandes ciudades. Lo que ya no dice luego es que los premios no se los lleva Coruña Smart City, que no ha hecho nada todavía, sino Río de Janeiro o la ciudad futurista de Mitsubishi en Japón. En su afán por aparentar, el Alcalde comunica a los congresistas que Coruña ha sido declarada por el Gobierno de España Ciudad de la Ciencia y la Innovación 2012. Presume de los logros de otros, porque el MUNCYT, pieza clave de esa declaración, y los museos científicos de la ciudad llegaron con gobiernos socialistas.

10. El caso es que en diciembre de 2013, según plazo del FEDER, tendrían que haber sido desarrollados, varios de los proyectos sectoriales. De momento, desarrollado no hay ninguno. En la práctica sólo han salido a concurso un sistema de telecontrol de riego inteligente y un sistema multicanal de información de eventos. El primero, con el que se regarán 10 parques y jardines de la ciudad, cuenta con un presupuesto de licitación de 158.000 euros. El segundo, con el que los ciudadanos podrán acceder a una agenda de eventos, cuenta con 95.000 euros. Se ve que no basta con que los eventos figuren la web municipal. Quedan pendientes otros 15-18 proyectos sectoriales, que serán experiencias piloto para mejorar la gestión de los servicios municipales, aunque sólo cubrirán el 5% de la ciudad.

AÑO 2014

1. En enero de 2014 se presenta otro proyecto, avalado por el Ayuntamiento, conectado a Coruña Futura: la Ciudad Creativa. A propuesta de la Asociación Metropolitana 3.0, en torno a la dotación musical de la ciudad, se plantea la candidatura de Coruña como ciudad creativa de la UNESCO.

2. El Alcalde avala la idea. Le sirve para exagerar: “En los próximos 30 años se van a invertir 340 trillones de dólares en apostar por soluciones urbanas y en el siglo XXI la materia prima para ello va a ser el talento y la creatividad”.

3. La Secretaria General del PSOE también aplaude la idea de utilizar la música como eje de la candidatura de Ciudad Creativa ante la UNESCO, pero siendo consciente de que falta mucho por hacer en cuanto a promoción musical y de que lo hecho hay que, no sólo mantenerlo, sino incrementarlo. Por ejemplo, es contradictorio proponer esa candidatura y recortar fondos a la Orquesta Sinfónica.

4. La ciudad creativa es otra cosa. La ciudad como imán de atracción del talento y la cultura emprendedora pasa primero por la inversión en centros tecnológicos universitarios y centros artísticos, y luego por facilitar una mentalidad abierta en la vida cultural y de ocio de la ciudad, que en el caso de Coruña está un poco alejada de la de San Francisco.

6. La ciudad creativa es un concepto difundido por el Richard Florida (Universidad Toronto), quien vive del mismo, gracias a best sellers y a su empresa privada (Creative Class Group). La ciudad creativa es la que cuenta con muchos trabajadores empleados en empresas de tecnología punta y muchos “bohemios punteros” (músicos, artistas, gays, lesbianas), que componen la clase creativa, que a su vez atrae a otros creativos en un ambiente de mentalidad abierta, plural y liberal.

6. La propuesta de Coruña Creativa, en torno a la relevancia de la música en la ciudad, no aplicará a la ciudad el “índice de creatividad”, el “índice bohemio” o el “índice gay” de Richard Florida. Hablamos de otra cosa. No copiemos los adjetivos por esnobismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s