Mar Barcón exige al alcalde del PP una reacción inmediata en Alvedro contra la competencia desleal que la Xunta de Feijóo permite a favor de Lavacolla

Mar Barcón exige al alcalde del PP una reacción inmediata en Alvedro contra la competencia desleal que la Xunta de Feijóo permite a favor de Lavacolla

Los datos demuestran que Alvedro pierde también cuota de mercado en destinos nacionales prioritarios como son Madrid y Barcelona por la subvención autonómica a los vuelos de bajo coste desde Santiago

El aeropuerto coruñés no tuvo la financiación autonómica prometida ni el año pasado ni este; sin embargo, Santiago mantuvo las ayudas de la Xunta para la compañía irlandesa, con la que contará también para la nueva temporada, y logra ahora la ruta holandesa que tenía A Coruña

El PSOE recuerda al alcalde del PP que sus dos años de gobierno coinciden con los peores de Alvedro desde 2004

Mar Barcón ha exigido una reacción inmediata al alcalde del PP para defender Alvedro frente a la competencia desleal que la Xunta de Feijóo permite a favor de Lavacolla, una constante a lo largo de los últimos años que se agrava ante cada nueva noticia. Los últimos datos reflejan que incluso Alvedro pierde cuota de mercado destinos nacionales que son prioritarios, como Madrid y Barcelona, a pesar de las buenas palabras de Negreira, y por culpa de la subvención autonómica a las compañías de bajo coste.

Resulta incomprensible, tal y como pone de manifiesto AENA, que Alvedro sufra una fuga de pasajeros a Santiago porque el alcalde del PP permite que el precio medio del billete a Barcelona desde A Coruña casi triplica al de Santiago. Tenemos un alcalde que hace seguidismo del PP de la Xunta y que ve con buenos ojos cada recorte que aplica Feijóo, que incluso esta semana recibió los reproches de los taxistas por su ataque a Alvedro.

La portavoz socialista, que esta semana se reunión con los trabajadores de Alvedro y AENA, constata el malestar del comité y los malos augurios para el aeropuerto si no se toman medidas urgentes y si el alcalde del PP sigue permitiendo que gobierne la ciudad los intereses de Feijóo y no de los coruñeses.

En este sentido, Mar Barcón pregunta a Negreira si sabe cómo es posible que Alvedro siga sin contar con la subvención prometida por la Xunta de Galicia, que ya le birló el millón de euros prometido para 2013, mientras que Lavacolla sigue contando con Ryanair a pesar de que el convenio finalizó en diciembre del año pasado. Resulta escandaloso que los coruñeses sufran una discriminación permanente con la complicidad y silencio de Negreira mientras Santiago se beneficia de los vuelos que pagan todos los gallegos con sus impuestos.

Es más, los coruñeses pagamos doblemente, pues financiamos los vuelos de Santiago y además pagamos los vuelos de Alvedro, con el fin de superar una competencia desleal que permite Negreira, que sigue eligiendo la camiseta del PP en vez de la camiseta de A Coruña.

Por si fuera poco, el alcalde presume de recuperar parte del tráfico que dejó escapar en su primer año y medio de mandato por renunciar a sus competencias. Sin embargo, los datos dicen lo contrario: en el último año completo del gobierno anterior (2010) el aeropuerto sumó 1.101.208 pasajeros, frente a los 845.451 de 2012, primer año completo de Negreira, y frente a los 839.837 pasajeros de 2013. Es más, los dos años de gobierno de Negreira son los dos peores años de Alvedro desde 2004. Es decir, Negreira presume de recuperar lo que ha perdido en los últimos años por su incompetencia, por dejadez y por renunciar a asumir la importancia que tiene Alvedro para la ciudad.

Ha sido después de un año y medio y muchas denuncias del PSOE, del comité de empresa y de plataformas de ciudadanos, cuando Negreira ha decidido asumir su responsabilidad y a base de invertir el dinero de los coruñeses y ofrecer subvenciones que antes criticaba cuando ha logrado acuerdos que están permitiendo que Alvedro repunte, pero por ahora sigue muy por debajo de la cifra del millón de pasajeros que “heredó” al tomar posesión como alcalde. Ahora asegura que “vamos por el buen camino”, pero lo cierto es que Negreira “ha vuelto al camino”, ha desandado sus pasos y se ha vuelto a colocar en el camino correcto emprendido por el anterior gobierno, pero ha perdido casi dos años y ahora tiene que recuperar el tiempo perdido, los vuelos perdidos, el tráfico perdido y la actividad económica perdida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s