El PSOE denuncia que el PP quiere dejar a los padres fuera de la escuela y de la toma de decisiones

Pedro Armas y Estrella Jiménez 006El PSOE denuncia que el PP quiere dejar a los padres fuera de la escuela y de la toma de decisiones  

Pedro Armas y Estrella Jiménez exigen a Negreira que asuma la responsabilidad del mantenimiento de los centros, patios, calefacción, electricidad y espacios para comedor escolar

El vicesecretario general del PSOE, Pedro Armas, y Estrella Jiménez, responsable de Educación de la Ejecutiva Local, han denunciado hoy que en materia de educación hay una diferencia entre lo que dice el PP y lo que hace el PP. Analizando las actuaciones del PP, sus decisiones y sus leyes, consideran que el PP sólo vende eslóganes publicitarios sobre el esfuerzo del alumno, la competencia del profesorado o la calidad de la enseñanza. Pero, como apunta Pedro Armas, “el PP vende calidad de la enseñanza sólo para quienes pueden pagársela”. El PP se esfuerza en potenciar un sistema educativo dual, con centros educativos para ricos y centros educativos para pobres.

Señala el vicesecretario general que en la nueva Ley de Educación del PP, bajo la apariencia de una mayor autonomía de gestión de los centros, se  encubre una diferenciación entre centros de primera y centros de segunda. Se dota mejor a los centros que ya están mejor y se desatiende a los centros que están peor, por ejemplo a los centros públicos con más alumnado de necesidades educativas especiales. Bajo la apariencia de una mayor exigencia a los alumnos, se encubre que las evaluaciones finales de etapa, esa especie de auditorías externas, meten en el baúl de los recuerdos a la evaluación continua, a la educación personalizada y a la confianza en el papel educativo permanente de los docentes. La “examinitis” se impone a la educación.

Según Pedro Armas, “en la nueva Ley de Educación del PP hay una cuestión que aparece de forma transversal, una cuestión claramente ideológica, que es la intención del PP de dejar a  los padres fuera de la escuela, fuera de la toma de decisiones, fuera de la posibilidad de cooperar en la gestión de los centros, fuera, en definitiva, de la intervención en la educación de sus hijos”.

Por su parte, Estrella Jiménez advierte de que en Galicia, el presidente Feijóo y el conselleiro Vázquez, alumnos aventajados del ministro Wert, ya se han apresurado a hacer realidad esa intención. Intención que se ejecuta de forma concreta  en materia de comedores, de elección de directores o de consejos escolares. Los consejos escolares se quedan como órganos meramente consultivos, sin capacidad para tomar decisiones vinculantes para la vida de los centros. Hasta ahora, los consejos escolares decidían, fijaban, proponían. A partir de ahora, en los consejos escolares se informará. Hasta ahora, para elegir al director de un centro se constituía una comisión paritaria, formada por padres, profesores e inspectores (representantes de la administración educativa). A partir de ahora, ahora la administración concentra más del 50% de los votos en dicha comisión, más que padres, profesorado, alumnos y personal no docente juntos. De esta manera el director es nombrado por la Xunta y sólo rinde cuentas ante la Xunta. Como concluye Estrella Jiménez, “el director se convierte así, no en un gestor, sino en un representante de la administración, elegido por ella, dependiente de ella y obligado a tenerla contenta a ella, no al centro, ni a los padres, ni a los alumnos”.

En cuanto a comedores escolares, en la ciudad de A Coruña, el PP tiene la intención, y así se lo ha comunicado a los centros, de gestionar todos los comedores escolares desde la Xunta. Los comedores escolares que están siendo gestionados por la ANPAS pasarán a ser gestionados por la Consellería. Señala la responsable de educación del PSOE que “la Consellería, en vez de arreglar lo que no funciona en los centros, se propone desmantelar un sistema que venía funcionando bien y dando servicio a muchos más alumnos de los que va a atender con la nueva gestión”. El PP utiliza un argumento doblemente falso. Por un lado, con el falso argumento de que los padres no tendrán que preocuparse de los comedores, el PP quiere apartarlos de la gestión los centros, quiere evitar que padres, equipos directivos y docentes colaboren en los centros. Por otro lado, con el falso argumento del abaratamiento del servicio, el PP quiere ahorrarse el dinero con el que subvencionaban a esos comedores. El sistema de comedores escolares gestionados por las ANPAS daba servicio a todas las familias que lo necesitaban, ajustando formas de pago para las situaciones más difíciles. Con los criterios de comedor de la Xunta, ellos establecen el número de plazas de comedor y aplican un baremo de pago, dejando fuera a familias que, independientemente de la situación económica, necesitan ese servicio para conciliar con la vida laboral. En suma, habrá menos plazas en los comedores escolares, habrá más costes para algunas familias y habrá más dificultades para muchos coruñeses a la hora de conciliar su vida laboral y familiar.

Los socialistas analizan el proceso de admisión y escolarización en esta ciudad. Un proceso que, a tenor de las cifras oficiales y debido a la crisis demográfica, no debería presentar problemas de oferta-demanda, pero que siempre los presenta. ¿Por qué?  En una aproximación al censo, los niños que en 2014 cumplen 3 años, los que teóricamente piden por primera vez plaza en un centro educativo, son 2.055, según datos del Ayuntamiento. Las plazas ofertadas por los centros públicos y los privados concertados son 2.003 (sin incluir 3 centros concertados que no facilitan los datos). Por tanto, la oferta debería superar la demanda. No debería haber niños coruñeses de 3 años sin plaza escolar. Sin embargo, las plazas resultan insuficientes, sobre todo en algunos centros concertados, porque en ellos pretenden entrar muchos niños, no sólo de A Coruña, sino del área metropolitana.

Como señala Estrella Jiménez, “el mapa escolar, con la asignación de zonas de influencia de los centros educativos públicos y privados concertados, no es más que un instrumento para primar la cercanía del domicilio familiar o laboral y para facilitar la organización del día a día de las familias. En todo caso, el mapa escolar deberá adaptarse a los tiempos, al nacimiento de nuevos barrios”. Las ANPAS de centros privados concertados piden eliminar esa asignación de zonas, piden que para los concertados haya zona única. Esa solicitud tiene sentido si se asume que muchos de los demandantes de plaza en esos centros están empadronados irregularmente para conseguir los correspondientes puntos. Las zonas carecen de sentido cuando los interesados se empadronan a conveniencia y la administración no quiere corregir la trampa. Ahora bien, apunta Estrella Jiménez, “los perjudicados son los niños coruñeses empadronados en sus domicilios reales que no pueden acceder a un centro concertado de su preferencia porque se llevan las plazas niños de Oleiros o Cambre”.

No se trata de una cuestión de mapa escolar o de dar carácter de legalidad a la irregularidad. El PP olvida que el objetivo del concierto educativo con centros privados es completar la oferta escolar en las localidades que lo necesiten, en las mismas condiciones y bajo los mismos principios que en los centros públicos, como marca la ley. Mientras tanto el PP se pone de perfil. Como apunta Estrella Jiménez, “Negreira sabe perfectamente que el dinero de los coruñeses destinan a pagar esas unidades concertadas en la ciudad, en Los Jesuitas, en Las Jesuitinas, etcétera, acaba generando plazas para niños de Oleiros, Arteixo, Culleredo, Cambre, Sada…”. Negreira lo sabe pero hace que no se entera. Cualquier ciudadano puede comprobar como entran y salen por el Puente Pasaje, y como circulan por la ciudad, autobuses de transporte escolar desde y hacia el área metropolitana, cargados con niños de otros concellos, que acuden a centros concertados de A Coruña.

Los socialistas coruñeses demandan a la administración competente que controle mejor el proceso de escolarización. Demandan a Negreira que pida rigor  a sus amigos de la Xunta, puesto que en materia de admisión los niños coruñeses se ven desplazados por otros en los centros de la ciudad. Denuncian que la nueva Ley de Educación, no solo mantiene, sino que refuerza ese sistema perverso, fomentando la creación de centros privados en suelo público, derivando más recursos y más dinero a esos centros y aplicando la tijera de los recortes y la reducción de fondos a los centros públicos. Exigen a Negreira que cumpla con su obligación de velar por la educación de los niños y niñas de la ciudad, porque las familias coruñesas ven como tienen que gastar más en los libros de texto o en las actividades extraescolares, como tienen menos ayudas de comedor o menos becas o como tienen menos posibilidades para que sus hijos accedan al centro que desean. Exigen a Negreira que asuma la responsabilidad del mantenimiento de los centros, patios, calefacción, electricidad o espacios para comedor escolar. Exigen a Negreira que inste a sus amigos de la Xunta al cumplimiento de la ley en cuanto a admisión y escolarización, a dotación de los centros o a  plantillas de profesorado. Los socialistas no van permitir que el PP haga de la educación una mera herramienta para la sociedad del conocimiento, que hable sólo de talentos laborales y de capacidades emprendedoras. La educación está para formar una ciudadanía libre, crítica y solidaria.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s