El PSOE llama la atención sobre los más de 7.300 contratos que se destruyeron en la ciudad en el último mes

El PSOE llama la atención sobre los más de 7.300 contratos que se destruyeron en la ciudad el último mes

La edil socialista Silvia Longueira advierte del deterioro del mercado laboral, con contratos por horas, bajos salarios y malas condiciones

Además, subraya la precariedad de los autónomos y la emigración de jóvenes que salen fuera en busca de empleo

El PSOE exige a Negreira medidas urgentes y el plan de empleo que prometió en campaña hace tres años y del que no se sabe nada a 11 meses de concluir su mandato

El PSOE reprocha a Negreira que se descanse en las altas de la Seguridad Social para justificar los datos del paro en vez de preocuparse de la realidad que está detrás de esos datos, y es que para una caída de 363 parados en la ciudad han hecho falta 7.670 contratos nuevos, esto significa que hay 7.307 contratos nuevos que no han significado un descenso del paro. O dicho de otra forma, en el último mes se destruyeron 7.307 empleos en la ciudad. Antes esta situación, la edil Silvia Longueira exige a Negreira una respuesta urgente y el plan de empleo que prometió en campaña electoral hace tres años y del que no se sabe nada a 11 meses de concluir su mandato.

¿Por qué tantas altas en la Seguridad Social no se traducen en un mayor descenso del desempleo? Por un motivo fundamental, ha explicado la edil socialista Silvia Longueira, que es la creciente degradación del mercado laboral: parcialidad y temporalidad, de modo que para poder llegar a fin de mes se acumulan varios contratos al mismo tiempo e incluso se multiplican los contratos de fin de semana que causan numerosas altas y bajas (efecto repetición). Muchos de estos contratos son de sólo unas horas en un fin de semana.

Estos números enmascaran el llamado “efecto sustitución” que supone el cambio de trabajadores con años de experiencia (el 65% del paro generado por Negreira es en mayores de 45, lo que se llama paro estructural) y derechos consolidados con contratos a tiempo completo e indefinidos por otros con salarios precarios y contratos por horas.

Negreira nos decía en mayo de 2011 que la situación del mercado laboral en la ciudad era catastrófica y es optimista con los datos de este mayo, cuando la tasa de temporalidad alcanza el 91,06%, un 1,43% más alta que en el mayo de 2011. Y el crecimiento de esta tasa casi se duplica (2,31%) en los contratos firmados a las mujeres. Esto es, más contrato temporal, del que no permite planificar el futuro. Y eso que se nos dice que con la reforma laboral se acaba con la “dualidad” del mercado laboral, en definitiva, más contratos temporales y los contratos fijos no dan la protección que daban en 2011.

No sólo el porcentaje de contratos temporales es mayor que entonces, sino que además hoy se firman menos contratos indefinidos, casi un 10% (un 8,77%), es decir, solo un 10% de coruñeses han firmado un contrato de los que les permiten planificar su vida y afrontar gastos de largo plazo

Pero para hacer redondo el análisis del mercado laboral no sirven solo los datos del paro, porque esconden otros dos fenómenos que se acentúan en la ciudad y que se muestran en la EPA, los datos de la encuesta para el primer trimestre muestran, según ha señalado Silvia Longueira:

-Que la evolución positiva del paro debe ser corregida por los coruñeses que se tienen que ir a buscar trabajo fuera y por el efecto desánimo, aquellos que agotadas las prestaciones o que nunca han tenido derecho a percibirlas (la mayoría de los 3.200 menores de 30 años) no se inscriben en el paro. Este fenómeno viene explicado por la evolución de los activos (personas que tienen o buscan trabajo) que ha caído un 2,61% respecto a los activos en 2011. Es decir, al análisis hay que incorporar a este porcentaje de coruñeses que hacen las maletas o renuncian a encontrar empleo por medio del sistema público de empleo, esto hace que el paro baje artificialmente.

-La precariedad añadida de los falsos autónomos, la degradación llega a tal punto que algunas empresas realizan contratos mercantiles en sustitución de los contratos laborales. En 2011 los autónomos eran un 20,93% del total de los trabajadores en la ciudad, hoy son un 6% más que entonces (22,21%). Por lo que crece un 6% los coruñeses que pagan su seguridad social y su paro y sin derecho a indemnización por despido.

Silvia Longueira ha apuntado que, en conclusión, hay pocos motivos para la euforia, el mercado laboral está en continua degradación, tener un trabajo en A Coruña cada vez significa menos, por cuanto dura unas horas y no garantiza poder vivir de manera digna e independiente; cada vez más parados de más de 45 años y cada vez más contratos para bajadas mínimas del paro, cada vez más maletas y menos esperanza en las políticas activas de empleo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s